Categorías
Cine Reseñas

«La Violación», un retrato de la violencia que perdura

La Muestra Internacional de Cine con Perspectiva de Género (MICGénero) lleva años impulsando los proyectos cinematográficos alternativos que acercan los estudios de género y los derechos humanos a un público diverso que puede o no estar familiarizado con estos temas a través del cine y otras disciplinas.

El MICGénero se ha vuelto todo un ícono en la lucha por la igualdad, así que para continuar con su lucha fue creado Bestiario Films,  una distribuidora de reciente creación que buscar mostrar las películas del MICGénero de manera más comercial.

Los responsables de Bestiario Films & Productions describen el proyecto como «una distribuidora/productora atenta al cambio social y a las estéticas emergentes de nuestros tiempos. La cultura, la política y la sociedad están en una transformación, generando resiliencia. En este sentido, somos una galería de monstruos desfilando en imágenes. Por tanto y parafraseando a la poetisa trans Susy Shock, reivindicamos nuestro derecho a ser un monstruo. Mostremos el bestiario del mundo».

Una de las primeras películas que Bestiario, presenta en el México como distribuidora, es La violación (Le Viol du routier), dirigida por Juliette Chenais de Busscher, que relata la historia de Tamara y Gabrielle, una par de jóvenes francesas que se conocen durante un viaje que realizan por Francia y que está marcado por la violencia que ellas ejercen hacia los hombres.

La obra, filmada en blanco y negro con la finalidad de atenuar la violencia, muestra cómo las protagonistas utilizan su feminidad y sexualidad para explotar las debilidades de los hombres que se durante un viaje por la carretera.

El título violento del filme, que en español se dejó sólo como La violación, anuncia que las protagonistas están en una caza constante de víctimas para dominarlas, aunque por ciertas pistas que nos da Chenais, esto no es gratuito, ni un capricho, sino que una de las protagonistas oculta un trauma, así que se trata de una venganza a los hombres que acosan y atemorizan a las mujeres diariamente.

Debido al juego que las protagonistas que utilizan su sexualidad, se tiene esta fuerza desde diversas aristas, que van desde la violencia hasta la fantasía. El punto de la ensoñación y el deseo evocan a que ciertas secuencias se difuminen con la fantasía, que no dejan claro si es algo que ocurre o sólo imaginación. Una de las que más destaca en esta área es el encuentro entre Eros y Thanatos, que sucede en un trío entre Gabrielle, Tamara y un chico con una enfermedad, en la que se reluce la fragilidad de lo masculino.

Sin duda, la obra de Juliette Chenais de Busscher resulta incomoda para los hombres, aunque para cualquiera que sea sensible, ya que el espectador es obligado a enfrentarse a las acciones cometidas por su propio sexo. Las escenas que se muestra más claro, y que rompe con la narrativa, es cuando de manera directa las protagonistas le hablan al público y lanzan «piropos» hacia el público, esto sirve para denunciar cómo estos no tienen nada de agradable y sólo es algo de mal gusto.

Gabrielle y Tamara se convierten en una especie de heroínas, debido a que ellas deciden sus aventuras sexuales, en todo momento tratan de mostrarse fuertes, aunque su personalidad no sea así, se complementan mediante la amistad que forjan en el camino, aunque tienen roces, como es común en cualquier relación humana, esto las muestra como personajes más reales, que sienten celos y envidia de una compañera.

Uno de los puntos álgidos es el final cuando la película hace «honor» a su nombre, que se entremezcla con el recuerdo violento que sucedió a una de las protagonistas, con una carga simbólica fuerte.

Posterior a la proyección se sostuvo una conversación con la directora Juliette Chenais de Busscher, que aclaró algunos puntos acerca de la realización de la película, en la que ella buscaba una representación más femenina en el cine, ya que considera que aún existen muy pocos personajes femeninos. Además de visibilizar la situación de violencia que aún viven las mujeres.

Para Juliette Chenais de Busscher era importante mostrar el viaje introspección que viven Gabrielle y Tamara, el cómo pese a ser mujeres fuertes tienen dificultades para mostrar sus emociones, además de la relación de amistad, que es algo inusual, debido a que se tiende a tomar como una relación lésbica, y que de eso no hay nada.

Categorías
libros Reseñas

Nuestra unión con el otro bellamente representada en «En un mismo barco»

La vida es un viaje que nos han dicho se navega en soledad, aunque es posible evitar este adagio y hacerlo acompañado, esto siempre y cuando estemos dispuestos a comunicarnos con el «otro», una variante que muestra Monique Zepeda en el libro En un mismo barco (Fondo de Cultura Económica-2016).

En pocas páginas, Zepeda nos presenta un territorio poblado por seres de lo más variopinto, que son aquellos con los que realizamos nuestro incursión personal para descubrirnos, con los que más allá de las diferencias siempre conectaremos si recordamos un lenguaje único: la risa.

¿Pero cómo acceder a ese conocimiento? Quienes resultan mejor capacitados para conectar mediante la risa, sin duda, son los niños debido a su conexión más cercana al juego, un territorio en el que podemos convertirnos en cualquiera, desde un aventurero hasta en la persona que tenemos en frente, un ejercicio de empatía que parece perdemos con la edad.

De una manera muy sencilla, la escritora nos muestra la belleza y riqueza que existe en aprender a notar las diferencias, pero nos dice que el camino es sólo si aceptamos las cosas buenas y malas que trae consigo, nos recuerda que la vida es un riesgo. Antes de cruzar el puente para llegar al otro, existe una recomendación de Zepeda y se trata de encontrarnos en la soledad, un momento de diálogo personal para formar ideas propias y concepciones del mundo, aunque siempre cuestionándonos; si no se tiene cuidado se puede volver peligroso, ya que estos pensamientos se pueden convertir en jaulas que no permitan ver otros puntos de vista.

Lo que se nos propone es una forma de vivir, una en la que siempre busquemos las cualidades y diferencias que hacen a una persona grandiosa, aprender a ver colores ajenos a los nuestros, algo que nos llevará a descubrir el amor, de encontrar un amigo y llegar juntos a nuestro destino; una advertencia, un llamado a ser precavidos y no decaer, pues no siempre encontraremos esto, no con todos es posible congeniar, pero sí crear un lazo que nos une como personas.

El título En el mismo barco es un recordatorio de que estamos juntos en la Tierra, de que nunca estaremos solos, una frase que puede sonar compleja para los niños pero deja una semilla para comprender la complejidad del mundo, para que en un futuro resuene la unidad que existe entre todo lo que nos rodea.

Todas las imágenes son © Monique Zepeda

Categorías
libros Literatura Reseñas

Valgo más vivo que muerto

Ernesto Guevara de la Serna es uno de los íconos más populares de la historia, aclamado pero desconocido, tanto como la propia Revolución Cubana. A lo largo de sus páginas, la obra del periodista cubano Alberto Müller, devela la vida y obra del revolucionario cubano-argentino.

A través de sus siete capítulos, el autor desentraña la formación, cúspide y desenlace de la vida de Teté, apodo con el que su familia llamaba a Ernesto Guevara cuando niño, de este tipo de anécdotas o breviarios, está plagada Che Guevara Valgo más vivo que muerto  (Biblioteca Nueva).

A manera de introducción, Müller establece un personaje que poco tiene que ver con el comandante revolucionario que derrotó a Batista, en una breve reseña, el autor describe a un niño introvertido y con capacidades físicas disminuidas que padece de asma, condición que lo acompañaría hasta el último de sus días en las montañas de Bolivia.

En 1952, el Che realizó su primer viaje por Latinoamérica, fue entonces cuando mediante la aventura se interesó por la lucha contra las injusticias sociales y en especial contra la política norteamericana contra la que enfocaría la lucha revolucionaria en el futuro.

La travesía del Che Guevara para convertirse en el mítico revolucionario se forjó en un foquismo maoísta y en el concepto de la revolución permanente, de ahí que fuera considerado como una persona de alta peligrosidad por sus ideales trotskistas en contra del imperialismo y del progreso a través de la explotación del hombre por el hombre.

El autor también retrata una parte del Guevara mucho más personal, documentado en escritos personales como cartas o su diario, en éstas el Che confiesa sus inquietudes y sueños, en estos papeles plasmó los vericuetos de la mente de un soñador, en su prosa se puede leer invitaciones a sus hijos para vacacionar en la luna y la aceptación de que ya no le interesa ser médico y que después de todo no fue tan mal soldado.

captura-de-pantalla-2016-10-25-a-las-20-51-02

Esta obra describe la evolución del hombre aventurero que inició su travesía en Sudamérica, hasta aquel que renunció a su ciudadanía cubana para viajar a África siempre con una obsesión existencial por la revolución permanente, se muestra la cara humana de quien fuera catalogado por su viuda como “un hombre sin defectos”.

Asimismo el autor narra el abandono, sino traición, que Fidel Castro ejerció en contubernio con autoridades de la Ex Unión Soviética, quienes manejaban una ideología insoportable para Ernesto Guevara.

El Che desde el inicio de su activismo sostuvo una ideología que apoyaba a las naciones no alineadas que luchaban contra el imperialismo, el colonialismo y el neocolonialismo, así lo sostuvo en sus discursos ante las Naciones Unidas y en la Conferencia Afroasiática de Argel en la que destacó que “los medios de producción deberían estar preferentemente en manos del Estado, para que fueran desapareciendo los signos de la explotación”.

A la larga sería esta ideología la que marcaría una brecha irreconciliable con Fidel Castro, quien impulsaría el movimiento revolucionario del Che en naciones donde el éxito en la operación estaba coartado por múltiples condiciones.

Así pasó en el Congo, donde el Che y una parte de su grupo salieron vivos de milagro para refugiarse en Europa, seguido de un intento de revolución en Bolivia, propuesta de Castro, en el único país de Sudamérica en el que no contaría con el apoyo de los campesinos.

Ernesto Guevara murió en las montañas de La Higuera con bolsas en lugar de botas y fusilado, como el propio Fidel fusilaría a muchos partidarios suyos en la “Cuba libre”.

La obra biográfica autoría del periodista cubano Alberto Müller ofrece una versión cercana y familiar de la historia de Ernesto Guevara, invita a la reflexión a través de argumentos y documentos que hacen pensar qué sería del mundo si la visión del “hombre nuevo” planteada por el Che hubiera prevalecido.

Che Guevara Valgo más vivo que muerto, Ernesto Müller, Biblioteca Nueva, 2014

Categorías
Cine Reseñas

Surrealista Calle de la amargura

Tras ver retratada la realidad en La calle de la amargura, de Arturo Ripstein, es fácil darse cuenta el porqué el cine de luchadores era considerado surrealista, aunque más que tratarse sólo de ellos puesto que parece que México y América Latina tienen ese elemento presente en su día a día.

Y es que en esta película el director se basó en un hecho ocurrido el julio de 2009, donde se halló a dos luchadores profesionales enanos sin vida en un hotel después de haber ingresado con un par de sexoservidoras. Las mujeres asesinaron a ambos después de drogarlos para adueñarse de sus pertenencias.

Todo lo anterior sucedió en el centro de la Ciudad de México, así que sólo se trataba de que Ripstein apoyado con el guión Paz Alicia Garciadiego crearán las imágenes para los personajes sórdidos y un ambiente escabroso. Aunque la película presenta la muerte de La Parkita y Espectrito Jr., los dos luchadores enanos asesinados, se centra en las dos victimarias, interpretadas por Patricia Reyes Spíndola y Nora Velázquez.

Una ciudad en la que el ruido parece absorber toda tranquilidad, pero que tiene adquiere una belleza particular creada por el director al ser filmada en blanco y negro, una escala de grises, con lo que parece mostrar que no existen el bien y el mal, se trata sólo de personas que viven de acuerdo a las circunstancias que les tocaron.

Pero el hecho de ser México las prostitutas y demás personajes parecen siempre ser arrastrados por las crisis económicas que ya son algo común y que sólo se menciona al margen como si preocuparse por un algo así sobrara.

2

Este contexto se desarrolla la historia de Dora (Nora Velázquez) y Adela (Patricia Reyes Spíndola), un par de prostitutas ya bastantes entradas en años, que sufren la llegada de la madurez al encontrarse en una sociedad que premia la juventud y excluye a los viejos, algo que afecta diversos oficios.

Por un lado, Dora intenta llevar una vida «normal» en el que la recompensa después de una jornada laboral sea el ver un poco de televisión y conversaciones insulsas, pero en vez de eso recibe una hija que está destinada a replicar el oficio, una pareja homosexual con quien se queda para intentar alejar los demonios de la soledad.

En tanto, Adela acepta con humor ácido que sus mejores años pasaron y las prostitutas viejas están destinadas a tejer chambritas o mendigar, así que opta por sonsacar la lástima de las personas por unos pesos, para lo que se ayuda con una anciana, quien se transforma en la receptora de un amor deformado.

Estas mujeres viven su vida con cierta dignidad, pero al ser parte de una vecindad son abordadas y enjuiciadas por los «santurrones» que se ofenden por sus circunstancias, ese tipo de personas que por montones podemos encontrar en Facebook lanzando juicios y amenazando con llamar a Derechos Humanos pero nunca hay una acción real, como público se podría caer fácilmente en esta actitud pero Ripstein toma el arte para ver parte de esa realidad sin dignificarla ni sentenciarla.

Las víctimas, los luchadores enanos tienen el destino entrelazado y sentenciado, somos partícipes de sus vidas y cómo es que también son excluidos por su alteración genética, unos gemelos que utilizan las máscaras para no ser tan afectados por el trato de las personas «normales».

1

Por la cercanía de estatura que tienen hacia los niños su madre no les permite tener una vida en solitario con sus parejas, una madre que de manera constante les recuerda su condición de «enanos» como si ni ella fuese capaz de ir más allá y verlos como personas.

Aunque no se  trata de una comedia en toda la película hay un humor que brilla y ayuda a sobrellevar tantas penurias y situaciones, un mecanismo de defensa ante la crisis que se vive, ante situaciones que parecen absurdas y desesperantes.

Es curioso como el lenguaje es utilizado para recordarnos que se trata de una ficción cuando se torna demasiado pomposo y poético, que incluso extraña a algunos personajes, ya que parece que no hay cabida para ciertas palabras.

Categorías
Cine Reseñas

La Langosta: Amor en un mundo distópico

Vivir en un mundo donde lo más importante es tener una pareja, ésa es la idea nuclear en la trama de The Lobster (La langosta), de Yorgos Lanthimos, en ella David (Colin Farrell), es un hombre entrando en la madurez quien es abandonado por su esposa, como toma de establecimiento, cuestiona a ésta si lo deja por alguien que usa gafas o lentes de contacto, él mismo usa anteojos.

En esta distopía, las personas que no tienen una pareja están condenadas a enfrentar la reclusión en un hotel, habitado por personas en la misma condición. Ya ahí, tendrán 45 días para entablar una relación y mantenerla a prueba durante un mes para poder reinsertarse en la sociedad.

En el supuesto de que los huéspedes fracasen en su intento por encontrar el amor, el castigo es transformarse en el animal que ellos mismos deseen –casi todos escogen un perro-, de ahí el título de la obra, David escoge ser una langosta en el supuesto de no conseguirlo, debido a que viven más de 100 años y tienen sangre azul, como los aristócratas.

Lobster-60

De inmediato comienza el castigo –físico para los personajes y psicológico para los espectadores- cuando a David le encadenan una mano a la parte trasera de su cuerpo para que valore la importancia de la función en su dualidad.

Los huéspedes-reclusos pueden extender el tiempo de su condena en los días de cacería, en lo que literalmente son trasladados al bosque para cazar con dardos anestésicos a los solitarios, personas que decidieron vivir sin pareja y son liderados por una mujer cruel quien no permite las expresiones amorosas (Léa Seydoux).

En este mundo absurdo y molesto, David intentará de distintas maneras entablar una relación con la intención de mantenerse vivo o al menos como ser humano. El reparto lo completan Ben Whishaw, John C. Reilly, y una completamente adorable Rachel Weisz; entre otros.

Langosta se ha hecho acreedora a 11 premios y 18 nominaciones en distintos jurados, entre los más prestigiados están el premio del Jurado del Festival de Cine de Cannes 2015 y una mención especial para la Palma Queer en el mismo festival. Esta ambiciosa obra recibió la marca de 92 por ciento por el tomatómetro por el portal Rotten Tomatoes.

El montaje está repleto de metáforas sobre el amor y las relaciones de pareja, asimismo invita a la reflexión sobre la identidad y las costumbres, en este thriller/comedia/pieza de arte, Yorgos Lanthimos hace una aproximación al amor digna de contemplación, es un totally must para los amantes de los mundos alternos.

Recomendamos prestar mucha atención en los detalles, por ejemplo la primera escena de la película que es como una suerte de epígrafe muy atinado.

langosta

La Cineteca Nacional proyectará la cinta los siguientes días en estos horarios:

VIERNES 18 SALA 1: 15:00 20:00

SÁBADO 19 SALA 1: 12:00 17:30

DOMINGO 20 SALA 1: 15:30 20:30

LUNES 21 SALA 1: 12:30 18:00

MARTES 22 SALA 1: 16:00 21:00

MIÉRCOLES 23 SALA 1: 13:00 18:30

Categorías
libros Noticias Reseñas

Los 43 De Iguala; Autopsia De Un Sistema Putrefacto

Luego los genocidios pasaron a segunda plana y después ni a eso, desparecieron de los periódicos. Eran obviedad de todos los días, como titular que dijera: <<nos morimos de calor>>.                Fernando Vallejo.

En la diégesis sobre lo sucedido en Iguala a los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos, confluyen aseveraciones y mitos que tratan de esbozar una realidad; las protestas y manifestaciones de repudio hacia lo desconocido se aglutinan en una frase: “nos faltan 43”. Una frase que, más allá de su valor sociológico, me resulta insignificante al llegar a las últimas páginas de Los 43 de Iguala de Sergio González Rodríguez.

México: verdad y reto de los estudiantes desaparecidos, es el título completo de la obra que evidentemente tiene su parte medular en lo ocurrido en el interior del estado de Guerrero durante septiembre de 2014. En él, González Rodríguez retrata el caso desde muchas perspectivas desatendidas y casi olvidadas, su trabajo como investigador nos da acceso a un mapa sobre la situación geopolítica y social del país sobre el que habla; más que un mapa, por las propias características del tema, el estudio tiene más semejanza con una autopsia sobre el caso Ayotzinapa.

La lectura en cuestión, disecciona la anatomía de un sistema político y social putrefacto, lo hace con una visión ubicua apartada de la versión sujeta al maniqueísmo, el combate constante a la delincuencia y la inocencia de 43 víctimas enaltecidas por la opinión pública.

A los largo de poco más de 150 páginas, el autor nos posiciona en un marco judicial, referencial e histórico bien documentado y mejor argumentado; a través de éste nos permite redimensionar el tamaño del problema en las instituciones, nacionales e internacionales.

Con toda certeza, la reseña de esta obra me obliga a advertir al lector sobre la desventura y las vergüenzas de nuestro país, el autor no inculpa a una persona o institución en particular, su método enuncia las responsabilidades que nadie quiere reconocer: un retrato desmaquillado del movimiento normalista, el dogma de los grupos de izquierda radical, retrata los efectos de la pobreza, la desigualdad, la marginación, y el costo de una política incorrecta en el combate a la delincuencia.

Captura de pantalla 2016-02-23 a la(s) 03.36.27

Asimismo, devela la carencia de un derecho fundamental de acceso a la información, el presente de la labor periodística orillada a repetir la versión oficial y la <<verdad histórica>>, la reticencia obligada en líderes de opinión y demagógica en políticos e instituciones.

Sin lugar a dudas, Los 43 de Iguala es la crítica más desangelada de un país devastado y una sociedad secuestrada por la violencia, carente de esperanzas y oportunidades, inconsciente por la falta de información veraz que hace caso omiso a las llamadas de atención que activistas, periodistas y organismos internacionales denuncian.

Fundamentalmente presenta un panorama que desacredita la versión oficial sobre lo sucedido a los estudiantes, la certeza es que los 43 no están vivos, conforme a la investigación de las autoridades nacionales, pero tampoco murieron como se asegura, de acuerdo a la investigación de los organismos internacionales; están desaparecidos, están en un limbo en una era en la que todos somos estadística.

Al escribir estas líneas los titulares en los principales diarios de circulación nacional anuncian la muerte de 49 reclusos del Penal de Topo Chico, el asesinato de la periodista Anabel Flores y el hallazgo de casi tres mil fragmentos de restos humanos en un rancho de Veracruz, sólo por mencionar algunos. No es una exageración repetir las líneas donde el autor asegura que: «Esta historia sucede ahora en otras partes del mundo de modo semejante y nos resistimos a verlo. Si alguien lo niega o lo duda, le reto a que lea completo este libro. Debemos recobrar la lucidez ante la actualidad del horror consentido, y ejercer la libertad de transformar lo aciago.»

Categorías
libros Reseñas

Atrapados por la violencia: Indio Borrado

Para algunos es probable que la violencia sea una cuestión tan lejana que en la actualidad sólo se trata de un mito o algo que se puede leer en tabloides, por lo que es cuestión del crimen organizado, pero existen personas que por el hecho de nacer en ciertas zonas están atrapadas en un mundo donde el fuerte prevalece como nos muestra Luis Felipe Lomelí, en Indio Borrado (Tusquets).

En esta obra el autor nos transporta a un Monterrey, que podría parecer del pasado, en el que bandas rivales combaten por territorios y los jóvenes se labran un nombre gracias a sus puños, así lo deseen o no; una historia  que recorremos en compañía de El Güero, quien recuerda con su apodo que lo que se cuenta podría ser la historia de cualquiera, de un amigo cercano, un vecino o alguien con quien coincidimos en la vida.

La manera que tiene el escritor para introducirnos a ese mundo es mediante la utilización de palabras y expresiones comunes del barrio, la construcción del ambiente en el que destacan balaceras nocturnas que acosan la tranquilidad de la noche, además de que nos lleva al territorio onírico del protagonista quien está atrapado en el mundo que le rodea.

Un sentimiento de desesperación es el que podemos sentir en el protagonista, ya que el Güero parece no encontrar una salida a su propia vida, aunque en momentos sólo se deja conducir pues se tiene que volver en un hombre a tan temprana edad, también mostrar su valía para los miembros de la banda a la que pertenece; existe un dolor del pequeño que se ve acosado por la imagen de hombría que debe tener ante la sociedad.

Debido a todo lo que carga en sus hombros el protagonista atraviesa diversos conflictos internos que al soñarlos se vuelven fascinantes de seguir, en los que la muerte está muy presente, ya sea para él o las personas que lo rodean, aquí Lomelí nos encgancha con una manera única para describirlos y mostrar cómo es que la realidad es la que golpea a sus protagonistas y el ensueño sólo se vuelve en una alternativa a la realidad no un territorio de magia.

Un mundo en el que no hay espacio para la imaginación y sólo las acciones son las que nos definen y en el que los peores sucesos se vuelven relevantes en este mundo para dar forma a las leyendas de las bandas, historias de aquellos que se enfrentaron, o incluso  mataron, a varios contrincantes o fueron abatidos de manera heroica y sólo son recordados por sus camaradas y logran trascender en la memoria colectiva.

En detalles nos presenta el panorama social en el que viven los personajes, que parecen estar en medio de una constante construcción de su propia identidad como ocurre con la ciudad, se trata de un Monterrey dividido, donde algunos barrios van en ascenso y otros en decadencia. Sólo aspiraciones pues hay colonias que serían proyectos innovadores para copiar lo mejor del país, pero nunca sucedieron, pero aún así se alza con orgullo para decir «Somos Monterrey».

Aunque los personajes parecen no tener salida la esperanza se asoma de vez en cuando por el amor e inocencia como si fuese algo puro que no permiten sea tocado ni evidenciado, un pequeño rincón que sólo les pertenece y que por ocultarlo en ocasiones se pierde. También el lenguaje es el que nos ayuda a pensar en esa esperanza por los tientes poéticos que en momentos deja entrever el escritor.

Indio Borrado, Luis Felipe Lomelí, Tusquets, 2014

Categorías
libros Literatura Reseñas

Abrazos que unen soledades

Tal parece que en el mundo estamos destinados a estar solos, pues somos únicos, un pensamiento, sin duda, muy triste que nos hace sentir una terrible soledad, pero esto puede cambiar con las sabias palabras de una madre que nos muestra una manera única de compartir(nos) con las personas, El abrazo.

Una acción tan sencilla como abrazar oculta una gran profundidad como nos muestra David Grossman, en un libro infantil que titula así El abrazo, e ilustrado por Michal Rovner, en el que nos muestra cómo es que nos fundimos con las personas al abrazarlas.

La mirada de un niño nos hace notar que en el mundo no existe alguien igual a nosotros y con esa inocencia nos cubre de soledad, ya que por más cercanos que seamos a la gente todos somos diferentes e irrepetibles, así sólo existe uno de nosotros en el mundo, por ello es que el cuestionamiento pueril se vuelca a cómo resolver esto.

abrazo51

Pese a tener un poco de tristeza, por parte del niño, la madre en un sencillo paseo por un parque le explica al pequeño como es que un abrazo puede fundir a las personas, un momento en el que las soledades se comparten y las soledades, almas, parecen fundirse sólo en una.

Debido a lo anterior es que los trazos de Michal Rovner se vuelven tan hermosos, ya que son sombras que en cierta forma están unidas a todo lo que les rodea, algo que existe de manera invisible y nos hermanda al universo mismo y el abrazo es la forma de celebrarlo.

abrazo21

El abrazo, David Grossman, Sexto Piso, 2015

Categorías
Reseñas Videojuegos

A reflexionar lo horrible de la guerra

Cada día los desarrolladores de videojuegos se están esforzando en contar algo y transmitir historias que nos hagan reflexionar, ya que es un medio en el que nosotros somos quienes descubrimos y somos partícipes de la narrativa, pero esto cómo nos afecta o a qué reflexiones dará lugar es lo interesante.

Por lo anterior es que resulto complicado el cómo abordar This war of mine, desarrollado por 11 Bit Studios, un juego «incómodo» en el que estamos una guerra, que ya me podrían preguntar eso que tiene de innovador, pues el giro está en que no somos héroes o villanos, sino los civiles que han quedado atrapados en el fuego cruzado.

En un medio en el que se glorifica los conflictos armados y se crean mitos, como ha sido la versión de los ganadores, resulta fascinante con una pieza de software de este calado, pues de entrada plantea temas tan complejos como: ¿Qué estarías dispuesto hacer para sobrevivir? ¿Valdría la pena dejar mi humanidad de lado? ¿Cuántos habrán de morir para mi bienestar?

Así que iremos por partes, el juego está inspirado en el sitio de Sarajevo aunque aquí sólo son unos cuantos días, una gran diferencia pues en la realidad esto duró cerca de cuatro años, así que se nos delega la responsabilidad de civiles sin ningún tipo de experiencia militar o de supervivencia, entonces el objetivo del juego es conducir a estas personas hasta el fin de la guerra.

Hambre, tristeza, depresión son sólo algunos de los temas que se deben cubrir para mantenerlos con vida, mientras están atrapados en un refugio, así que la dinámica social que tienen los personajes sí se vuelve complicada, pues además de repeler ataques a este sitio que es lo más cercano a un hogar, hay pelea entre los habitantes.

This war of mine es un juego enfocado en la estrategia y administración de recursos en el que cuentas con poca comida, medicamentos e incluso armas, de ahí se comienzan a responder las preguntas, pues en algún momento se te presenta la oportunidad de robar o matar por las necesidades básicas, ya, que el juego no te obliga, sólo deja abierta la posibilidad.

this_war_of_mine-2659448

Moralidad puesta en juego

En alguna ocasión hemos sido parte de esos juegos de imaginación del «¿Qué harías si estuvieras…?» donde nos tratan de colocar en situaciones límite para tener aproximaciones a lo que haríamos en esas circunstancias.

Una resolución que tomaron en cuenta los desarrolladores es que el avanzar en el juego siendo el «bueno» sin robar a otros supervivientes o matando es sumamente complicado, más temprano que tarde, habremos de morir;  aunque algún genio jugador encuentre un patrón para lograrlo sin recurrir a esto.

Así que de cierta manera el juego nos obliga a experimentar estas situaciones extremas en las que tenemos que robarle a un par de ancianos su comida o entrar en la casa de una familia que es protegida por el hijo, que al primer vistazo nos disparará.

Los detalles son el punto esencial del juego, ya que ante cada nueva acción los habitantes del refugio harán comentarios o puede que sean sus pensamientos, pero nosotros como una especie de ente supremo podemos verlas y somos partícipes de cómo se busca crear razonamientos en torno a dichas situaciones, algunos muestran preocupación por los ancianos esperando que se encuentren bien y sobrevivan; en tanto, si robamos a una banda de «carroñeros» considerarán que lo merecían.

El colorido gris del juego va más allá de su estética pues forma parte del pensamiento que hay en las guerras todo con la finalidad de sobrevivir, ya que al ser sólo civiles se tiene que estar al resguardo de lo que provea la ayuda humanitaria o ir a los mercadillos de trueque o robar.

this_war_of_mine-2659446

Justo son en las incursiones nocturnas por encontrar recursos es cuando tenemos la oportunidad para descubrir la situación en que vive el resto de la población, casas abandonadas y zonas que están en constantes bombardeos, lugares que habremos de saquear mientras pasamos el tiempo con la finalidad de sobrevivir.

Al estar día a día con los personajes hacen que te importen y empiezas a conectar con la historia de cada uno, eres parte de esa comunidad, así que justificarás las acciones para salvarlos, aunque en cada uno tiene efectos diferentes el realizar ciertas acciones, algunos podrían entrar en depresión por haber matado a una persona sin importas las circunstancias con lo que su desempeño en el refugio decaerá.

De ahí se desprende un acercamiento a lo que les sucede a las personas durante la guerra, ya que todos están tensos y en cualquier momento los ánimos se pueden cabrear y las riñas se pueden dar con gran facilidad, algunos se pueden ir y robarte recursos, pelear con sus compañeros y terminar heridos, dificultad que se agrega al ser robado por algún grupo que de igual manera busca pasar de la mejor forma esta situación que viven.

MWSnap215

Como parte de esa comunidad de sobrevivientes nos irán a visitar mercaderes para intercambiar comida, materiales o diamantes. En especial con los vendedores es cuando descubrimos el poco valor que tiene lo material, pues resulta más caro conseguir comida y agua. Las historias alternativas de un par de niños que van a pedir comida y medicamentos para su madre enferma son parte de todo el universo que nos acercan a una situación tan devastadora.

Secuelas de la guerra

Al final no basta con sobrevivir pues todas las acciones y horrores vividos dejan una profunda huella en las personas, así con la historia de cada personaje el juego nos da una aproximación de lo que sucede con aquellos que logran resistir. Tendremos diferentes finales para nuestros refugiados que se desbloquearán por las decisiones que tomemos.

Por no meter spoiler no mencionaré estas partes, ya que es algo que se debe descubrir de manera personal, conocer a cada miembro sufrir la muerte de cada uno de ellos si es que no lo logran o intentar comprender cómo sacar ciertos finales qué decisiones nos llevarán a lo «bueno» o «malo» y es que como se ve esas cuestiones se borran cuando se trata de sobrevivir.

Una de las razones por las que se debe adquirir el juego, que va más allá del entretenimiento, es que parte de ese dinero está destinado a asociaciones que apoyan a los niños que se ven atrapados en la guerra.

Sin duda, es un videojuego que puede tener un gran impacto en los jugadores y que nos muestran una de las posibilidades únicas de crear puentes que no se creían posibles, que va más allá de las convenciones con respecto a este tipo de contenidos.

Categorías
Gastronomía Industria Creativa Lugares Reseñas Visitas Fugaces

Vivanco transforma la cultura del vino en España

Son pocas las ocasiones que uno consigue ser “golpeado” en todos los sentidos, pero una que vale la pena repetir y conocer es la que se ofrece en Vivanco, espacio que nos muestra una excelente manera de unir tradición con modernidad.

Lo anterior sólo es posible cuando la creatividad y diversas artes se unen con el objetivo de compartir el gusto por la cultura del vino, aunque no es para menos pues al llegar los visitantes somos atraídos por la belleza de la bodega, ubicada en localidad riojana de Briones, espacio que también alberga el Museo de la Cultura del Vino.

Aunque al ser seducidos por la vista es fácil descubrir la razón por la que Santiago, Pedro y Rafael Vivanco se decidieron a compartir con las personas este fantástico espacio, que tan sólo al verlo ya nos tiene atrapado, pero lo que quieren es conquistarnos y faltan los demás sentidos para lograrlo.

Así que para conseguirlo la familia Vivanco decidió construir una experiencia más completa para el visitante en la que el olfato y gusto son atraídos por el principal atractivo, el vino, pero gracias a los cursos de catas esto llega a niveles insospechados, de la mano nos llevan por ese mundo de ensueño, recuerdos y experiencias que puede despertar esta bebida.

Para despertar el tacto nos permiten volver a ser niños al sentir la tierra y frutos, que forman parte de todo este proceso milenario, que es justa una de las intenciones con las que inició la apertura del Museo ser conscientes de la historia que aquí se resguarda.

Llegados a este punto se ha despertado una pasión por el vino que no creímos posible antes, pues es conocerlo desde sus raíces y si se reflexiona bien veremos que es amor, pues se trata a un nivel intelectual, gracias al conjunto de la experiencia que se ve completada, al menos para los sentidos con buenas jornadas ya sea de música o poesía, dependerá del programa y suerte con la que visiten Vivanco.

_MG_1675baja_MG_5655

Ya será difícil que el vino no forme parte de nuestra vida, pues es propio de la humanidad como nos lo muestran las salas temáticas del museo que van desde Egipto hasta Grecia y con ese buen dios Baco, además de una de uno de los espacios que podría ser el más interesante pues nos plantea el cómo es que la humanidad ha entendido el vino y lo plasmó, aquí se podría considerar que el inconsciente también podría ser conquistado, pues hasta llegar a soñar con el vino es una posibilidad.

Algo que es muy destacable es cómo es que la familia Vivanco logró combinar tecnología puntera, diseño, arte, vaya un lugar multidisciplinario que en primera instancia podría sorprender a muchos, pero que a la vez es muy sencillo para las nuevas generaciones y por ello es que tienen visitas sólo para los pequeños de la familia, los niños. Siempre es de aplaudir por aquellos que piensan en ese público tan difícil de atraer y que salen de aquí con una sonrisa y con ansias de conocer más.

_MG_1762baja_MG_5545

Por todo esto no es de sorprender que en el Museo del Vino se realicen interesantes propuestas curatoriales que tienen como eje principal…el vino. Un dialógo que resulta en una colección fascinante en la que artistas de la talla como Picasso, Miró, Dalí, Chagall, Tàpies, Andy Warhol, Paula Rego, entre otros, se reúnen en torno para beber una copa de vino.

Visitar Vivanco es una experiencia que siempre quedará corta en cualquier medio, que sólo es posible sentir en carne propia y es muy accesible, pues es realizada con mucho cariño, es un sueño que del que se forma parte al estar ahí.

Para más información:

VIVANCO. Bodega, Fundación, Experiencias

900 834 113

Carretera Nacional 232, 26330. Briones – La Rioja. España