Categorías
Escultura

Enorme figura femenina esculpida en Northumberlandia

Northumberlandia o «la señora del norte» es una escultura enorme de la tierra en la forma de una figura femenina reclinada situada cerca de Northumberland, Inglaterra.

La pieza única de arte público se establece en un parque comunitario de 46 acres con acceso público gratuito y 4 kilómetros de senderos en y alrededor de la forma de relieve.

Diseñado por el renombrado arquitecto y artista Charles Jencks y construido por el Grupo de Bancos como parte de la restauración de la mina de carbón de la superficie de Shotton, la escultura está hecha de 1,5 millones de toneladas métricas de tierra y tiene 112 pies (34m) de altura y 1.300 Pies (400 m) de largo. La inspiración para la pieza viene de las colinas distantes de Cheviot, que son tiradas en el primero plano por las curvas y las formas de la forma femenina usada para Northumberlandia.

Todas las imágenes son © Charles Jencks

Categorías
Pintura

Ansiedades del crecimiento en hermosas pinturas

Martine Johanna es una artista conocida principalmente por sus pinturas de colores vivos con elementos tanto figurativos como abstracto, además de que sus pinturas son autobiográficas,  con una aparente ligereza, que exploran la dualidad entre la ingenuidad juvenil y la ansiedad ansiada por la edad adulta.

Las figuras a menudo femeninas muestran una dualidad que va de feroz pero frágil, aglomeran las composiciones y ocupan la mayor parte del espacio que mira distraídamente el más allá. Cada una de las figuras transmite una sensación de inmersión total dentro de su propio «paisaje psíquico interno».

El trabajo de Martine está imbuido de una misteriosa narración y sensación de saber que cada personaje en la obra tiene una historia compleja que el espectador nunca puede comprender plenamente. Las pinturas tienen una paleta prismática de la firma, visualmente estimulante y juguetón mientras que expresa un sentido subyacente de la incertidumbre y de la inquietud.

La inspiración para su trabajo incluye una mezcla de recuerdos y experiencias infantiles y autobiográficas, documentales sobre la naturaleza humana, películas independientes e historia.

1-between-heaven-and-hell-small_1228_688 4-Axis-small_844_608 6-reverence-small_895_644 Accompanied-by-strangers--150x120-MJ-2016_800_646 ashes_714 awake-web_700 awoken-web_700 forever-young_871 me_714 Night-Vision-53x77inch_667 Paradise-Lost-48x73inch-_658 save_714

Todas las imágenes son © Martine Johanna

Categorías
Cómic/Historieta Entrevistas libros Literatura

Mirada femenina de la vida diaria

Poco a poco las mujeres toman el mundo de la historieta, algo que están logrando mediante su talento, historias y un toque de humor ácido, al menos así es el caso de Alejandra Lunik con su personaje de Lola, que de manera continua se publica en la revista Ohlalá, y cuya «vida» fue recopilada en un libro editado por Lumen.

Lola, que algunos consideran un álter ego de Alejandra aunque no sea del todo preciso, es un personaje que en cada nueva entrega a forjado una personalidad un poco cínica, fuerte, independiente y con un toque infantil, que muestra cómo vive el día a día y hace partícipe al espectador de esas reflexiones.

El personaje siempre fue cercano a Lunik que siempre tuvo un particular gusto por el nombre de Lola, además de que ha sido un prototipo de mujer con el que se ha cruzado varias veces en la vida, así que son las experiencias las que alimentan la narrativa que construye la autora.

Por lo anterior no es de extrañar cuando nos dice que Lola es una historieta «absolutamente costumbrista; intenta retratar el mundo donde viven todas estas lectoras de Ohlala, de la clase media», se trata de mujeres trabajadores, algunas viven en pareja, otras no, a las que la maternidad no les preocupa y no es prioridad, algunas similitudes que comparte Alejandra con su personaje.

25029_473920005979166_77193777_n-900x600

La experiencia y personas que le rodean son la base del trabajo de Alejandra por eso hay una variedad de sujetos imaginarios que muestran diferentes pensamientos y segmentos de la sociedad, uno que destaca es el de Flor, que la autora define, como una típica mujer machista que busca casarse y su esposo se encargue de todo un divertido contrapeso para Lola.

Un ser más profundo y que «afecta»  a las mujeres es la temida «hormona asesina» que explica Alejandra fue «una cosa rara como apareció ese personaje», pues nació con la idea de ilustrar la creencia de que el síndrome premenstrual, que viene con una hormona que todo lo revoluciona, así que para escribir con responsabilidad decidió ir con un especialista que se encargara de las tiroides. Algo que descubrió fue que:

Entonces ahí me enteré y me formé acerca del rol que juegan las hormonas en las personas, animales y en todo; son las que mueven al mundo, aunque al principio fue un chiste sobre una creencia popular, se amplio al rango de narración.

Un punto que define el trabajo de Alejandra Lunik es el humor y del que tiene mucho que decirnos como profesional, ya que en su vida personal parece que ella no acude muy seguido a las risas, «todo lo contrario, soy una persona muy dramática en la realidad, el humor para mí no es una manera para salir de las cosas, el humor es un arte. Yo lo estudio y lo practico, lo consumo y lo analizo, pero no es que yo me ría de los problemas cotidianos».

Al ahondar acerca del humor nos brinda algunas referencias con una gama amplia como literatos, comediantes e historietistas. Algunos que destaca es  Claire Bretecher, una autora francesa, una de las pioneras del humor de género; también está Ralf König, comediante alemán; Charles Monroe Schulz creador de Snoopy; de cómic Maitena y Quino; entre otros. Así que se declara como una consumidora y aprendiz del humor.

san-valentin-2016-blog

Pero ¿y qué más podemos esperar de Lola? Alejandra indicó que ya se trabajo en el segundo libro, aunque al contrario de lo que se alcanza a vislumbrar en el primero que Lola tomara un camino normal con un embarazo, hijos y comenzar la aventura de la maternidad; prefirió tomar al personaje de la madre de Lola para tratar temas como la madurez, la cercanía de la muerte, cuestiones un poco más complejas de la vida.

Uno de los puntos sobresalientes del trabajo de Alejandra es que tiene tientes al feminismo, pero no porque el personaje lo sea, sino por esa parte costumbrista es que se hace evidente ese tipo de comportamientos.

«El personaje (Lola) está representado no sé si a una feminista, ya que no se luchando ve de manera activa en las peleas por temas puntuales, más bien como contrapunto de su amiga Flor, que es como una típica mujer machista, que considera, que el hombre debe mantenerla, para quien su rol en el mundo es vivir bajo el sistema patriarcal».

Aunque la autora en la actualidad sí se relaciona con las luchas de las mujeres como #NiUnaMenos, que hasta antes de las marchas en Argentina no se relacionaba con este tipo de manifestaciones, que describe como un evento especial donde miles de mujeres se unían mientras la lluvia caía.

alejandralunik-retornodigital

Foto © Retorno Digital